El Valle del Mar

En Leyda, la región vitivinícola más nueva y con un clima radicalmente frío de Chile, se producen los mejores blancos y tintos de clima frío del país.

En esta región, los viñedos parecen estar inmunes al frío clima del Océano Pacífico, acercándose cada vez más hacia sus costas.

Las parras se encaraman por los ondulados lomajes de la zona hasta casi llegar al mar, poniendo a prueba el temple de viticultores y de enólogos.

Los esfuerzos son retribuidos con blancos finos, de acidez crujiente y gran frescor mineral, y con tintos especiados, que llaman cada vez más la atención.

La proximidad al mar, el efecto de la fría Corriente de Humboldt y la falta de montañas en el sector permite el ingreso de las brisas marinas que enfrían el aire.

El clima costero de Leyda se refleja en inviernos con no más de 250 mm de lluvia anual junto a un verano seco debido al anticiclón del Océano Pacífico que previene la lluvia durante la temporada más cálida.

La niebla matinal se despeja temprano en la mañana, permitiendo días soleados con altos niveles de luz y una humedad relativa del aire sobre 60%.

Esto permite la lenta maduración de la uva, preservando sabores y logrando buena acidez y frescor.

Amaral sorprende con la producción de vinos de alta calidad, que deleitan el paladar con su carácter, definido por su privilegiada ubicación, terroir y clima.

subir